actitud e imagen

Tu actitud y tu imagen personal

Seguro que a estas alturas de la vida ya os habéis dado cuenta de que la clave para entender a los que son felices con poco, a los que saben aguantar lo que les toque, a los que contagian buen rollo, y todos los casos contrarios, es su actitud. Hasta allí lo tenemos claro. ¿Pero sabíais que detrás de una buena imagen personal también hay mucho de actitud

Como dice Víctor Küppers, la habilidad y el conocimiento no son nada sin la actitud. La actitud es esa disposición, esa voluntad, esa decisión racional de actuar de X manera.

Aquí os dejo 4 actitudes que podéis empezar a cultivar desde hoy.

1. Existes. ¿Por qué a veces se tiene la imagen personal tan abajo en la lista de prioridades? ¿Por qué te vas abandonando, en el sentido de haber dejado de lado a tu persona? Conocernos, cuidarnos un poco y querer estar bien es dedicarnos un poco de tiempo a nosotros mismos, es darnos un poco de importancia. Todo lo demás la tiene, y tú también.

2. Adiós pereza. A veces se nos puede hacer una montaña todo el conjunto de lo que es nuestra imagen externa. No sabemos bien qué nos queda mejor, qué colores llevar, qué productos hay que nos ayudan… Eso nos va echando para atrás y en nuestra mente nuestra imagen personal pierde interés porque para acertar tenemos que dedicar mucho esfuerzo y tiempo que no tenemos. Por eso, saber con seguridad qué es lo que más nos favorece, cómo combinarlo, qué corte llevar, etc., nos hace ser eficientes, ganar tiempo, acertar siempre; nos hace ver que gestionar nuestra imagen requiere bien poco y desterramos la pereza.

3. Autoestima. Vernos cada día mal o regular en el espejo va minando la percepción que tenemos de nosotros mismos en nuestro interior. Del mismo modo, vernos cada día bien hace que nuestra imagen interior cambie: sabemos que estamos bien, estamos satisfechos de nuestra imagen, y nuestra autoestima y seguridad se refuerzan. Además, son múltiples los estudios que ponen de manifiesto la relación entre la ropa que vestimos y nuestros procesos psicológicos. 

4. Disciplina. Teniendo en cuenta el punto anterior, cuando en la vida nos vienen mal dadas, ejercitar la voluntad de estar bien por fuera ayuda a sobrellevar esos malos momentos. Tener una disciplina respecto a tu imagen personal te ayudará a mantener a raya el abandono, la pereza y la falta de autoestima. Sé firme con la agenda para aquello que requiera para ti mantener una buena imagen.  

¡Hazte un hueco a ti y ten en mente que una mejor imagen es un empujón positivo para llevar mejor el día a día!

attitude is everything

Ana de Puig

Deja un comentario :