maternidad y trabajo

Bebé en on, blog en pausa

Queridos amigos,

Acabo de tener un bebé, una preciosa niña. El nacimiento, a principios de este mes, ha coincidido con el momento en el que en mi planificación profesional tenía previsto dar un giro a mis servicios de imagen personal y presentaros otros que sé que os sorprenderán y gustarán. Pero si algo he aprendido con los hijos (ahora tengo tres) es que cuando hay niños de por medio no se puede planificar tanto. El embarazo llega cuando llega; con el parto sucede lo mismo, y una vez han nacido más vale reducir las ambiciones personales a pasar el día presente, teniendo como gran hito diario cosas como poder contestar una llamada o darse una ducha rápida. Sí, porque cuando nace un bebé, darse una ducha, o comer sentada o responder un mail pueden requerir toda una serie de alineaciones casi interplanetarias, y eso tiene su importancia y vale la pena valorarlo.

Sin ir más lejos, para poder sentarme a escribir este post han pasado 20 días desde que nació el bebé. Ha requerido que mis suegros lleven a los dos mayores al Tibidabo (¡gracias, gracias!). Y en esta línea que estáis leyendo ahora ya voy por el tercer intento de sentarme y escribir. Primero la bebé estaba dormida en su moisés a las 8 am, y ha sido sentarme, coger yo inspiración y ponerse a llorar. A las 10.30 ya comida he conseguido tenerla dormida otra vez, esta vez en la mochila ergonómica nueva de ayer para estos fines, y nada más sentarme se ha puesto a quejarse. Gran jefa no post.

Pero no me doy por vencida. Ahora por fin la tengo dormida otra vez, y aquí estoy escribiendo a toda velocidad. ¡Suerte de las clases de macanografía en el colegio!

Todos estos ligeros avatares son para comunicaros que durante unas semanas dejo reposar el blog. Digo reposar porque no va a estar parado. Tendrá vida pero en el otro lado, en mi mente. Porque entre toma y toma sigo anotando nuevos temas que tratar relacionados con la imagen personal y voy enfocando la incorporación de nuevos planes y servicios que os gustarán mucho. De hecho, a finales de verano hice algunas pruebas y han tenido éxito. Este nuevo aire a mi perfil llega después de un año 2014-2015 lleno de dedicación, estudio y esfuerzo. ¡Por ahora no puedo decir nada más! Solo que hoy mismo me han ofrecido intervenir en un programa de televisión (y he tenido que decir que no, ¡sintiéndolo mucho!). Espero que mi hija recién nacida siga dándome algunos momentos de tregua para ir preparando todo y para retomar mis actividades laborales pronto [nueva pausa con lloros; ¿veis qué rápido aprende una que la planificación con niños por medio no debería ni siquiera pensarse?].

Queridos, volveré pronto. Mientras tanto, si lo necesitáis podéis contactarme a través del blog, redes, mail… Os atenderé lo antes posible y con el mayor interés. No os olvidéis de seguir cuidando vuestra imagen personal, por poco que sea, aunque estéis recién dadas a luz, operados, estresados o lo que sea. Es verdad que dado los tiempos que corren, llenos de noticias descorazonadoras por todas partes, dedicar tiempo y recursos a cuidar la imagen personal puede parecer una frivolidad. Pero una cosa no tiene por qué ser incompatible con la otra. Ninguna circunstancia debería hacer que nos olvidemos de nosotros mismos y de la importancia que la imagen tiene. Recordad que una buena imagen personal hace, entre otros, que se abran puertas más fácilmente; que nuestro ánimo suba peldaños; que nos sintamos más seguros y nos predisponga a triunfar. Una buena imagen personal puede ser la rueda que haga que el engranaje funcione mejor. ¡No me cansaré de decirlo! 

Deseándoos lo mejor para estas semanas en las que estaré ausente, ¡os envío un fuerte abrazo!

Ana

 

 

 

 

 

 

Ana de Puig

Deja un comentario :