fachada barcelona banderas nacionales

La apariencia como emisor de mensajes no verbales. Crisis catalana II

El contexto actual en Cataluña, marcado por una crisis política en la que no ha habido entendimiento, ha propiciado que los ciudadanos empleen su apariencia para manifestar posiciones a través de simbologías e insignias diversas. Así como en el artículo anterior resaltábamos la eficacia de nuestra propia imagen personal como un canal más de la comunicación no verbal, ahora nos detenemos en cómo se está usando en Cataluña por parte de los ciudadanos.

Cambio de bandera oficial: la senyera da paso a la estelada

Según he podido observar durante años, en Cataluña ha habido dos fechas tradicionales en las que se vestían algunos balcones con la senyera, que es la bandera catalana oficial (cuatro barras rojas sobre amarillo): los 11 de septiembre y, al menos en Barcelona, los 23 de abril (día de san Jordi, patrón de la ciudad condal). La senyera no es un símbolo independentista sino catalán. El día 12 de octubre, en cambio, eran pocos los balcones en los que se podía ver una bandera española, aunque los había.

Una crisis económica con desencuentros entre gobierno central y autonómico en cuestión de financiación, recortes de por medio, etc., hizo en mi humilde opinión que la política catalana se centrara en dar por conveniente y factible la independencia de la autonomía, fomentando el sentimiento independentista. En este marco, y desde 2014 (tricentenario del 1714, fecha celebrada por del nacionalismo catalán), muchas senyeras se han ido sustituyendo por esteladas: en manifestaciones del 11-S y balcones (y también en muchos ayuntamientos, oficializando esta bandera frente a la otra, más carente de significado en estos momentos), reflejando el sentimiento independentista de al menos una parte de la población.

 

El referéndum del 1-0 como hito disparador de nueva simbología independentista

El anuncio del referéndum para decidir sobre la independencia y su fecha (1 de oct. de 2017) tuvo como respuesta por parte del Gobierno central que no era posible hacer tal referéndum y la advertencia de que se impediría. El diálogo sobre el referéndum un gobierno y otro fue la repetición de las intenciones de cada parte. En ese pulso sostenido, y acercándose la fecha del 1-O, las muestras de apoyo al referéndum se manifestaron con nuevas señales en la apariencia de los ciudadanos: en los balcones, más banderas esteladas y, sobre todo, carteles pertenecientes a la propaganda independentista diseñada por la ANC como “sí” o “hola república” en un bocadillo, o “democràcia” con una boca tachada (la franja roja se mantendrá en diversos carteles):

balcon cartel democracia fachadabcn

Los días 6, 7 y 20 de septiembre y la aparición de banderas españolas

Si bien los catalanes contrarios a la independencia habían permanecido en silencio en cuanto al uso de insignias, los hechos de septiembre de 2017 supusieron un punto de inflexión en este aspecto.

Los días 6 y 7 en el Parlament tuvieron lugar la aprobación del decreto de aprobación del referéndum y la ley de transitoriedad. La controvertida votación sumada al contenido de la  ley de transitoriedad, que especificaba cómo sería una supuesta república catalana, levantó ampollas entre la ciudadanía no independentista. A esto se sumó el asedio a agentes de la guardia civil el día 20 de septiembre cuando realizaban registros en un edificio de la Generalitat.

En este punto, muchos ciudadanos emplearon su apariencia para enviar un mensaje en contra del proceder del Govern y el independentismo en general: atándose un lazo de la bandera nacional en la muñeca, poniéndose pines en la solapa con la bandera, colgando banderas nacionales en los balcones, llenando las redes sociales de iconos en favor de la unidad de España. En la mayoría de los casos, se ven banderas catalanas junto a españolas como representación de la unidad de ambas identidades. Otras ciudades españolas también mostraron su apoyo a la unidad nacional con banderas en los balcones durante las fechas del referéndum del 1 de octubre.

fachada barcelona banderas nacionales

Lazos amarillos tras los primeros encarcelamientos

A mediados de octubre tuvieron lugar las detenciones y encarcelamiento de los presidentes de la ANC y posteriormente, de 8 consellers. Para mostrar el rechazo a los encarcelamientos y la solidaridad con los presos, la ANC propuso llevar lazos amarillos en la solapa hasta que estén libres.

ANC lazo amarillobalcon lazos amarillos catalunaEn este punto hacemos un repaso rápido a los principales usos del lazo amarillo, sobre todo fuera de nuestras fronteras. Si bien en varios países se usa como muestra de solidaridad a diversas causas, por ejemplo para dar voz al suicidio juvenil en Estados Unidos o Nueva Zelanda, desde principios del siglo XX el uso más generalizado del lazo amarillo ha estado vinculado en países como Canadá, Alemania o Suecia al apoyo a las tropas desplazadas en una misión. En EEUU existe la Yellow Ribbon Fund, una fundación que apoya a militares heridos en acto de servicio y sus familias. También se ha llevado como apoyo a los prisioneros de guerra.

Y del ámbito militar pasó al civil, empleando el lazo amarillo como muestra de solidaridad cuando ha habido ciudadanos en cautiverio en otro país durante crisis políticas (como el asedio a ciudadanos estadounidenses  en la embajada de Irán durante más de 400 días; de noviembre de 1979 a enero de 1981). Se ha llevado en la solapa, en el coche en un lugar visible como es el retrovisor o como adhesivo en la carrocería, o en los árboles de las típicas casas americanas ajardinadas.

En esta última acepción se inscribiría el lazo amarillo en Cataluña estos días: para mostrar solidaridad con los presos. Se ven no pocas personas, según he observado sobre todo rondando los 60 años pero no jóvenes, y también a los políticos simpatizantes o ideólogos de la independencia:

Rufian lazo amarillo apariencia

Las asociaciones ANC y Òmnium animan a vestirse con prendas amarillas. Aunque puede resultar difícil puesto que no es un color habitual en ropa para adultos, sí se van viendo bufandas y alguna otra prenda entre la población.

omnium prendas amarillasprendas amarillas apariencia marta rovira

Y no solo ciudadanos de a pie sino políticos o personas con cargos destacados en algunas entidades, como por ejemplo hoy mismo: el ex decano del Colegio de Abogados de Barcelona ha hecho su discurso en el acto de aprobación de presupuestos con una corbata amarilla (no se aprecia bien el color pero es amarilla) en un acto en el que precisamente se sabía que habría abogados que se habían movilizado para ir a votar al enterarse de que hay una partida de los presupuestos que va a Òmnium. Según me han dicho, eran varios los abogados con corbata amarilla. Es un ejemplo perfecto de cómo la apariencia es un gran canal de la comunicación no verbal y comunicamos mucho con elementos externos eludiendo el lenguaje verbal:

apariencia colegio abogados bcn

Víctor Laínez y los tirantes que atrajeron el odio 

El día 12-12 un ciudadano catalán fue asesinado en Zaragoza (al parecer) por llevar unos tirantes con la bandera de España. Aunque el crimen no tenía que ver con la situación en Cataluña, algunos catalanes lo interpretaron como tal. En un giro de tuerca del uso de la bandera nacional, desde ese mismo día hubo quien vistió con tirantes similares o se pusieron como icono de whatsapp o redes sociales una imagen con ellos, como muestra de solidaridad con la víctima así como rechazo por la violencia ejercida hacia quienes llevan la bandera española libremente.

icono rrss apariencia victor lainez tirantes Victor Laineztirantes victor lainez apariencia

Este uso recuerda a lo que sucedió cuando en Irak milicias del Estado Islámico empezaron a marcar las casas y negocios de los cristianos con la letra nun en árabe, que es la primera letra de “nazareno” en árabe, para que huyeran bajo amenaza de muerte. Este uso tuvo un inesperado efecto boomerang en Occidente, donde cristianos de diversas nacionalidades se pusieron durante meses esta misma letra como icono en whatsapp o redes, en señal de apoyo a los cristianos perseguidos en Irak y Siria:

nun cristianos perseguidos solidaridad

Elecciones catalanas el 21 de diciembre

El día de las elecciones al ir a votar, se vieron más que otras veces muchas personas (sé que “muchas” no es un concepto riguroso) llevando prendas amarillas. También se vio gente que iba con prendas rojas, a modo de identificación con la bandera nacional. Os pongo los casos que más me llamaron la atención, por ser divertidos, de todo lo que vi y me llegó: un hombre disfrazado de torero, que hizo toda una performance con capote incluido y canción “Que viva España” (podéis ver el vídeo dándole a la propia foto); y otro disfrazado de plátano, amarillo.

elecciones catalanas 17 torero elecciones catalanas platano amarillo

Reflexiones

La calle también se ha visto inundada estos meses de todos estos elementos: lazos, banderas esteladas o nacionales, carteles pro independencia…, en el mobiliario urbano, fachadas, pintadas en el suelo… Unos las ponen y otros las quitan (o reconvierten) y viceversa. En concreto, parece ser que en los edificios institucionales públicos no puede haber ninguna referencia a la cuestión de los presos, y aunque se van poniendo lazos o carteles pidiendo la libertad, los ciudadanos constitucionalistas denuncian y los hacen quitar.

Pero lo que afecta a la propia apariencia, ese es el último reducto que parece quedar a unos y otros para dejar patentes unas ideas. Si bien veíamos en el artículo anterior que otras causas solidarias tenían una duración corta (el día señalado para una enfermedad, el mes de noviembre y los bigotes, etc.), en las crisis de este tipo las señales son mucho más duraderas, permanecen en activo prácticamente hasta que el conflicto se resuelve. Al fin y al cabo, lo que está en juego son rasgos identitarios.

Llegados a este punto, en el contexto actual en Cataluña, me pregunto cómo afecta este tipo de lenguaje no verbal a base de lazos, banderas y otras insignias a la sociedad en general. ¿La presencia de un tipo de emblemas, activa que se empleen las “del otro bando”? ¿Anima a personas del mismo ideario a apoyar esa misma causa? El uso de unas insignias y otras, ¿ayuda al respeto en la diferencia o insiste en el enfrentamiento? ¿Cómo nos sentimos si llevamos este tipo de señales identitarias, más reforzados en nuestras convicciones? Esa visión constante de las señales insignias, ¿ayuda a crear concienciación y apoyo? ¿Qué emociones se generan cruzándose cada día con personas que llevan unos u otros elementos sobre su cuerpo?

Termino con una cita de la antropóloga americana Margaret Mead que tanto puede valer para unos como para otros:

“No dudes nunca de que un grupo pequeño y comprometido de ciudadanos puede cambiar el mundo. En realidad, es lo único que ha podido siempre.”

Un cordial saludo a todos,

Ana

 

 

Ana de Puig

Deja un comentario :