Trapero juicio proces

Trapero baja la cabeza ante la Policía Nacional. Análisis no verbal

Casi 4 horas estuvo Trapero respondiendo a preguntas en el Supremo en el juicio por el “procés”. Analizar minuciosamente, como corresponde, todo el material llevaría días, y vosotros leerlo, horas. Por eso, hoy nos quedamos con un primer aspecto importante, que sucede nada más llegar el mayor de los Mossos d’Esquadra al recinto del Supremo. Primero, como siempre, un poco de contexto.

La actuación que tuvo Trapero como responsable del cuerpo autonómico durante las semanas de acontecimientos varios que precedieron al referéndum del 1 de octubre (2017), y durante el propio 1 de octubre, está rodeada de controversia tanto social como legalmente. Por esas actuaciones durante esas fechas, Trapero está imputado en la Audiencia Nacional por sedición, y la semana pasada acudía al juicio en calidad de testigo de los hechos.

Seguramente vosotros lectores, al igual que yo, tendréis una opinión ya formada sobre los hechos y las personas involucradas. Pero al iniciar un análisis no verbal lo que hacemos es ponernos en territorio neutral mentalmente y dejar a un lado sesgos condicionantes. Es decir, a partir de aquí no nos aplica aquello de “nada es verdad o es mentira; depende del cristal con que se mira”.

Estuve siguiendo en directo la participación de Trapero en el juicio y anoté diversos elementos que espero poder tratar en otros posts más adelante. Pero hay una conducta que considero que destaca y además la encuentro interesante por las implicaciones que podría tener.

BAJA LA CABEZA ANTE LA POLICÍA NACIONAL

Trapero llega al recinto del Supremo en coche y acompañado por su abogada y otra mujer. Se acerca a unas vallas que delimitan la zona y allí tiende la mano a alguien que le está esperando. El policía nacional que está de guardia también a la entrada le hace el saludo reglamentario, cuadrándose. Trapero le dirige la mirada (suponemos que para corresponder de algún modo al saludo), y al pasar por su lado baja la cabeza.

Recupera su postura erguida y ya dentro del recinto le saluda, a una distancia de unos 6 metros, un segundo policía nacional, también cuadrándose ante él. Trapero le corresponde saludándole con un gesto de cabeza, y un instante después baja la mirada y la cabeza, y la mantiene baja hasta cruzarse con el policía; no la vuelve a levantar hasta haberlo dejado atrás. Pongo la secuencia en fotos, que como os digo sucede 2 veces igual, con cada uno de los 2 policías del recinto.

Trapero llegada juicio saluda

Trapero policia nacional

Trapero saludo juicio

Trapero es de rango superior (ha sido el jefe de los Mossos), y los dos policías aunque sean de otro cuerpo le saludan reglamentariamente, llevándose la mano a la gorra y siendo ellos los que inician el saludo. Trapero no va de uniforme por lo que no responde con ese saludo marcial sino que devuelve el saludo con un gesto de cabeza. (Este sería el protocolo de saludos en nuestro país según las fuentes que he consultado, del Ejército del Aire).

Sin embargo, en ambos casos tras saludar a sendos policías Trapero baja la cabeza y camina con la cabeza gacha hasta haber dejado a los policías atrás.

Significado y posibles implicaciones

¿Qué significado puede tener este lenguaje no verbal? Bajar la cabeza de esta manera forma parte del repertorio conductual de la culpa, la vergüenza y la derrota. La culpa y la vergüenza son emociones autoconscientes en las que ponemos el “yo” bajo la lupa y percibimos que ha fallado en algún sentido. La derrota, que otro ha ganado y tiene más poder, y muestro sumisión.

¿Hay alguna de estas emociones que podría cuadrar en el contexto que estamos analizando? Probablemente sí en relación a los hechos que se dieron en las fechas del referéndum entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos: qué ordenes tenía cada cuerpo, quiénes cumplieron; cómo se gestionó la defensa de la ciudadanía esas semanas, etc. Además, para entender más la circunstancia de Trapero, puede ser interesante recordar que en los cuerpos policiales y militares, hay 2 valores siempre presentes: la obediencia a los mandos y el compañerismo incondicional. Dos valores difíciles de entender si estás fuera de los cuerpos, pero con (auto)evaluaciones muy duras si alguien se los salta.

Una emoción no aparece porque sí sino que necesita un estímulo para que se desencadene. Además, un estímulo una vez percibido pasa por un filtro cognitivo de valoración que tiene lugar, en cuestión de milisegundos, en función de la historia subjetiva de cada persona. En este caso, ¿qué le evocan estos 2 efectivos de la Policía Nacional a Trapero? ¿Hubo algún fallo de compañerismo o de obediencia? ¿Pueden suscitarle derrota, al haber sido destituido de su cargo de mando por su actuación? ¿Por estar encausado en la Audiencia?

¿Podría interpretarse esa bajada de cabeza porque está inmerso en sus pensamientos antes de afrontar una declaración? En este caso no, pues Trapero baja del coche con postura erguida, mirada al frente, y solamente baja la cabeza coincidiendo con los saludos a los policías; tras haberlos dejado atrás, eleva la mirada y la cabeza otra vez.

¿De qué nos sirve saber que Trapero, o alguien en general, siente culpa o derrota en un momento determinado? Puede resultar importante porque es la valoración que él hará sobre sí mismo y sus actuaciones; la posición de la que parte o está en ese momento. Una persona que se siente culpable tratará resarcir el daño. Si se siente derrotada, aceptará al otro como ganador. Si siente vergüenza, tendrá deseo de esconderse.

En los planos laboral o personal, una persona que pide disculpas y baja la cabeza, siente lo que dice. En una reunión, en un momento dado el que alguien baje la cabeza puede darnos pista de cómo se siente esa persona respecto a lo que se está hablando. Si deducimos que pueden tener sentido las emociones comentadas antes, puede ser el momento de pedir más; puede ser el momento de acabar de apretar. En lo personal, quizá si la persona ya está derrotada; o ya está mostrando que se siente culpable o vergüenza, puede ser el momento de darle tregua.

En este caso concreto esta posible autoevaluación negativa de su persona o acciones resulta interesante porque puede complementar las respuestas verbales que dé en el juicio. Con el análisis de una conducta como esta podemos partir con una información extra.

Un cordial saludo como siempre, y abierta a seguir opinando junto con vosotros sobre este tema,

Ana

Y aquí os dejo el vídeo de la secuencia, en la que podéis observar fácilmente la conducta analizada, mejor que con las imágenes que he puesto.

 

 

 

 

Ana de Puig

Comentarios : ( 12 )

  1. Muy bueno el análisis.
    Gracias Ana

  2. lo que hace Trapero es el saludo protocolario militar cuando no llevas la gorra, es decir, si no vas con la cabeza cubierta se saluda agallando la cabeza a modo de reverencia.
    si se fijan, trapero hace ese gesto justo cuando el policía se cuadra.

    • Sí, Kiko, Trapero primero hace una muy leve inclinación de cabeza para corresponder al saludo del 2º policía. Sin embargo, tras esa leve inclinación, enseguida baja bruscamente la cabeza.

  3. Mi análisis es que tiene una postura de por sí de derrumbe, su forma de caminar y postura al sentarse es colapsada, despues de saludar no ha sido capaz de erguirse, porque tiene de por sí muy mala postura

    • Cierto es que su postura durante las 3 horas y pico que estuvo respondiendo preguntas de acusación, fiscalía, etc., denota una tremenda incomodidad; en algunos momentos de gran tensión su postura se resiente, así como sus gestos y otros canales expresivos.

  4. A mí me parece que debe estar deprimido o preocupado, y que baja la cabeza un par de veces más en una secuencia bastante corta. También observo que hay un “escaloncito” del acerado a la zona de circulación del edificio y que puede haber mirado al suelo para asegurar el paso como también parece que hace la segunda señora, por cierto. Me parece un derroche de imaginación el artículo…

  5. Por cierto la señora rubia también se cerciora de la diferencia de altura antes de bajar el escaloncito…

  6. En un principio me parecía que el último señor no miraba el cambio de cota del suelo, pero en un pase a cámara lenta se puede observar que también agacha la cabeza lo suficiente para comprobar la diferencia de cota.

  7. Vaya! Para mí sorpresa el segundo policía también baja la cabeza después de saludar a Trapero. Y el primero porque se sale de plano, porque realmente tampoco sabemos si en algún momento agacha la cabeza…

    • Hola Jaime, gracias por tus observaciones, sin duda dignas de tener presentes. Cuando se hace un análisis, conviene como tú haces analizar a todos, no solo poner la atención en una persona. En este caso concreto siendo una secuencia tan corta y con pocos protagonistas lo tenemos fácil 🙂 Es verdad que la abogada inclina un poco la cabeza para, suponemos, asegurarse el paso; sin embargo, fíjate qué poco tiempo es, y cómo pasa por el escalón ya con la mirada dirigida a lo que tiene enfrente. Trapero, en cambio, baja con mayor ángulo la cabeza y habiendo ya pasado el escalón sigue así. Y lo más importante, esa conducta vuelve a repetirse ante un estímulo similar, que es el otro policía.
      Entiendo que pueda costar que unos pocos segundos den para tanto. Siento que te parezca un derroche de imaginación. Solo decirte que hay casos de investigación en los que una brevísima expresión, o un gesto captado desde lejos por una cámara, puede aportar mucha luz sobre por dónde seguir la investigación.
      Nosotros en este blog no queremos “pillar” a nadie. La motivación cuando hacemos algún análisis es, a raíz de analizar breves conductas del día a día (obviamente de personajes públicos), trasladar esos contextos a otros más frecuentes como son nuestra vida laboral o personal. No con la idea de sentenciar a nadie, sino con la de aportar luz sobre esta disciplina fascinante que es el comportamiento no verbal.
      Respecto al segundo policía, que también baja la cabeza (interesante dato, gracias por señalarlo!): fíjate qué postura tan diferente: las manos a la espalda, pasos a un ritmo tranquilo, la espalda relajada. Y más importante, en mi opinión, baja la cabeza no en presencia de Trapero.
      Gracias por tus comentarios!!
      Saludos!

  8. Magnífica y detallada explicación de los momentos en que el Major Trapero se enfrenta a “inferiores” en graduación y que por los motivos expuestos le obligan a no mantener la cabeza erguida.

    En lo referente a la consulta efectuada al E. del Aire, puedo añadir que es norma en los tres Ejércitos, y muy probablemenente en todos los cuerpos policiales.

    En los cuerpos jerarquizados la obediencia al Superior es obligatoria. Y si no que se lo pregunten al Abogado del Estado, Sr. Bal, que por no querer aceptar lo que él Gobierno le exigía en su demanda a los acusados del “proces” de rebelión, fue destituido.

    Seguiré con atención lo que vaya apareciendo sobre informes gestuales durante el Juicio, que siendo retransmitido en directo, da para muchas interpretaciones

    Muchas gracias por abrir nuevas vías de interpretación

    Kalikatres

  9. Leido el analisis y tambien los comentarios de Jaime, me solidarizo con la idea de que Trapero siente que se ha traicionado a si mismo y a los demas uniformados, y eso le lleva a expresarlo incoscientemente con la cabeza gacha.
    Si en alguna etapa de la vida se ha formado parte de un colectivo militar o militarizado, se entiende mucho mejor como el mismo valora su actuacion.
    Como siempre muy perspicaces estos analisis.
    Seguid remitiendonoslos.

Deja un comentario :