Nuestra apariencia, comunicación no verbal en estado puro

Katrina Pierson y Pablo Iglesias

«¿Qué aparento?» Quizá sea una pregunta que nos hayamos planteado alguna vez. Si no te la has hecho nunca, te invito con este artículo a ahondar sobre uno de los canales más potentes de la comunicación no verbal, y que a mí me gusta trabajar especialmente: la apariencia. Me da la sensación de que en general lo que tenga que ver con el concepto «parecer» lo consideramos a priori algo rechazable, alejado de la autenticidad. En el refranero español, que me gusta porque suele dar idea de cómo piensa nuestra sociedad, abundan los refranes o expresiones negativos sobre la apariencia: No es

Lenguaje no verbal en el balcón de Buckingham

trooping-the-colour-2016

¿Vemos algo en esta fotografía de la familia real inglesa? Quizá una foto es poco para tener visión, o quizá nos vayamos acostumbrando, de forma consciente o no, si se va repitiendo esta escena. La comunicación no verbal puede darse de forma espontánea respondiendo a las emociones y procesos cognitivos naturales, y puede darse también de forma planificada para atender a fines específicos. La casa real inglesa es una de las instituciones que, en mi opinión, mejor trabaja al detalle su comunicación no verbal en todo lo que es apariencia: imagen y apariciones públicas. Quién figura, en qué orden, qué visten. Cada año

Bienvenidos a la imagen personal

Cuando uno habla de imagen personal, uno puede creer que se trata de estar lo más guapo posible. Y no es exacto. Se trata de conjugar diversos elementos que en conjunto van a proyectar qué/quién/cómo somos. No para perfiladores indirectos o analistas de conducta expertos, sino para el común de los mortales, las personas con las que entablamos relación laboral o profesional, negociamos, vivimos… Nuestra imagen comunica. No en vano la apariencia es uno de los canales de comunicación no verbal más expresivos. La cosa aquí es tomar las riendas de qué comunicamos y por qué. Tomar el control. En esta sección